Últimas Noticias

Sin una oficina, ¿cuál es el futuro de nuestros equipos de trabajo?

Compartir

03/07/2020

By Workthere Spain team

Las semanas y meses que llevamos trabajando desde casa nos han permitido hacer balance de nuestras aspiraciones en cuanto al ambiente de trabajo. En este experimento gigante de teletrabajo, muchos de nosotros hemos aprendido que podemos realizar nuestro trabajo desde casa y que incluso lo disfrutamos, por lo menos algunos aspectos. Tenemos la tecnología en la que apoyarnos y los trabajadores han aceptado el hecho de no tener que estar en nuestro puesto cinco días a la semana para mantenerse productivo, realizar tareas y, esencialmente, hacer negocios. Para nosotros no hay duda de que el Covid-19 traerá un cambio significativo en el cómo y cuándo trabajamos, un cambio que presumiblemente ya estaba en camino pero que se ha acelerado a buen ritmo.

Esto, por supuesto, tiene consecuencias para el humilde espacio de oficina. Muchos han predicho su potencial desaparición por no ser un requisito imprescindible. Otros la han defendido apasionadamente y apuntan a la innovación, la determinación, la energía, el talento, el bienestar, el empoderamiento y el refuerzo de la cultura de empresa, con lo que estamos totalmente de acuerdo; ciertamente, no necesitamos que nos persuadan del beneficio de una oficina.

Todo lo anterior son sin duda argumentos muy válidos sobre la necesidad de una oficina para un negocio. Pero para nosotros hay un motivo destacado que se ha quedado a menudo fuera cuando hablamos nostálgicamente de la oficina, y es la habilidad de formar y desarrollar a nuestra gente y trabajadores del futuro. Sin una oficina, ¿cómo lo hacemos?

Se pueden destacar las formaciones y cursos online y por supuesto que funcionan en cierta medida, pero en nuestra opinión, pocas cosas pueden reemplazar a la habilidad de aprender de aquellos que te rodean en el día a día. Desde que nos unimos al mundo laboral no hemos dejado de aprender. En mayor medida, esto ha ocurrido en nuestro propio espacio en la oficina o en reuniones con colegas y clientes. Durante el confinamiento, este ha sido uno de los aspectos más complicados. ¿Cómo continuar con el desarrollo de nuestra gente y equipos trabajando en remoto? Resulta más complicado resolver cuestiones que surgen en el momento o tener esas conversaciones sin planificar con tus compañeros o director, o escucharles manejar una conversación difícil al teléfono, un aprendizaje que a menudo dábamos por sentado.

El crecimiento personal y desarrollo profesional son una parte vital de nuestra vida laboral y sabemos que es particularmente importante para las generaciones más jóvenes beneficiarse de la experiencia de aquellos que les rodean. Sin pasar algo de tiempo juntos en la oficina, se vuelve más difícil acceder a la información, ayuda y consejos de nuestros compañeros.

La forma en la que trabajamos ha cambiado, pero la necesidad de interactuar y aprender de otras personas es algo que siempre permanecerá. Nosotros nos hemos dado cuenta desde que volvimos a la oficina este verano, que nunca hemos estado más emocionados con el futuro de los espacios de trabajo. La oportunidad de crear lugares de trabajo excepcionales para personas y negocios, donde se pueda aprender, participar y progresar en equilibrio con la estrategia de trabajo remoto supone un futuro de trabajo muy apasionante.