Espacio de trabajo

¿En qué consiste una comunidad colaborativa?

Compartir

06/09/2018

El concepto de «comunidad» está cada vez más presente en los entornos laborales flexibles, pues se le considera la clave del éxito de cualquier espacio de trabajo común y es uno de los factores más importantes para atraer nuevos clientes. Contar con una comunidad colaborativa en el lugar de trabajo plantea numerosas ventajas, entre ellas el intercambio de conocimiento, el aumento de las oportunidades de negocio y el fomento del bienestar general de aquellos que trabajan dentro de ella. Entonces, ¿cuáles son los factores que definen a una buena comunidad?

El espacio

El espacio es un elemento fundamental a la hora de crear el entorno y la atmósfera adecuados para fomentar la colaboración entre individuos y empresas.

Disponer de una buena combinación de zonas comunes o áreas de descanso es también esencial para las comunidades colaborativas, ya que proporcionan un espacio dentro del lugar de trabajo en el que los individuos pueden reunirse de manera informal para comentar ideas o recibir a nuevos colaboradores o clientes. Así, por ejemplo, una amplia cocina con comedor con asientos y mesas suele ser el eje central de los centros de trabajo colaborativo más prósperos, ya que permite a sus miembros charlar e interactuar durante la hora del café o el almuerzo.

Las zonas de descanso no tienen por qué limitarse a una sala con mesas y sillas, sino que también pueden habilitarse en una azotea, en una recepción, en una cafetería interna del edificio o incluso en una sala de juegos con una mesa de ping-pong.

Oportunidades de establecer contactos

Uno de los aspectos fundamentales de la colaboración es el establecimiento de contactos, ya sea entre compañeros de trabajo o con miembros de diferentes empresas.

Por esta razón, los eventos de networking, ya sea a nivel interno o externo, plantean una excelente oportunidad para alentar a los trabajadores a colaborar y crear redes. Estos reúnen a personas con multitud de trayectorias empresariales distintas que generan conexiones útiles y son además una excelente manera de publicitar lo que tu empresa puede ofrecer. Algunos ejemplos de ellos serían charlas por parte de ponentes con relevancia en el sector, debates, grupos de discusión o incluso eventos promocionales o demostraciones.

Los grupos sectoriales, a los que puedes adscribirte como individuo o como empresa te abren las puertas de otras empresas que podrían estar buscando colaboraciones en asuntos específicos y pueden ofrecerte un enfoque más adaptado para encontrar la red adecuada con la que ampliar tu negocio. Además de estos grupos sectoriales, los sitios como FindNetworkingEvents son también una buena forma de mantenerte al día de los eventos que van a tener lugar en tu zona.

La afinidad con otros inquilinos

Probablemente, el factor más importante a la hora de crear una buena comunidad es asegurarse de que un edificio presenta la «fórmula» de empresas adecuada. En ocasiones, contar con una amplia variedad de negocios que se complementan entre sí en sus formas o propósitos es un buen punto de partida para crear una comunidad colaborativa. Las empresas afines no solo tienen una mayor probabilidad de compartir enfoques e incluso llegar a trabajar juntas, sino que son más propensas a llevarse bien y generar armonía en el lugar de trabajo.

Mientras algunas empresas que ofrecen servicios complementarios se conocen a través de las aplicaciones de determinados proveedores, otras llegan a establecer lazos por el simple boca a boca o gracias a la ayuda de community managers.

También existen aplicaciones que se centran en determinados tipos de inquilinos y que establecen barreras de entrada más estrictas –limitando el acceso a empresas tecnológicas o centradas en la innovación– a fin de crear la comunidad idónea dentro de sus centros.

Aunque una comunidad no tiene por qué reunir todos y cada uno de los requisitos anteriores, es importante encontrar un equilibrio adecuado, ya que con frecuencia cuanto más fuerte es la comunidad, más probable es que una empresa se quede en ese edificio o siga trabajando con ese propietario.

Si quieres obtener cualquier información adicional sobre espacios de trabajo flexibles, ponte en contacto con el equipo de Workthere hoy mismo.